Recorridos

 
 

Longitud aproximada: 7 Km
Desnivel máximo:  200m
Grado de dificultad:  Medio
Puntos de interés:
Antiguos molinos de Legartza, Goikoetxe y Urtubiag, Bosque de ribera 

Descripción del recorrido

Esta ruta comienza en una de las curvas rectificadas de la carretera que se dirige a Ea
desde Gernika, en la curva que más cerca se encuentra del núcleo de Ea, pero
antiguamente este camino comenzaba en el mismo pueblo de Ea, discurriendo junto
al que fue molino de Goikoetxe, y arroyo del mismo nombre, sin embargo en la
actualidad este tramo se encuentra intransitable y cerrado por desuso, razón por la
cual se ha decidido iniciarlo unos metros más adelante.

Se inicia el recorrido descendiendo hasta llegar a la ría, que se debe cruzar, dejando a
la derecha los caseríos de Madariya y Goitisolo. A partir del puente se continúa junto
al agua por un camino de pendiente prácticamente nula, que recientemente se ha
arreglado para el desembosque de los materiales forestales que se aprovechan en la
zona. Se trata de una pista ancha que dando un pequeño rodeo alcanza las ruinas de
lo que fueron los caseríos Lejartza, antiguos molinos. En este primer tramo de desnivel
moderado se puede observar a la izquierda un antiguo calero u horno de cal, donde
se depositaba la piedra caliza para ser quemada y obtener de esa manera la cal,
empleada como abono en la mejora de los suelos.

Siguiendo el itinerario se continúa entre plantaciones forestales, principalmente de Pino
radiata, por la pista que desde las ruinas de Lejartza asciende hacia el barrio de
Olagorta, dejando a la izquierda el caserío Berezi, pocos metros antes de llegar a la
bifurcación.

Una vez alcanzado el camino de acceso a Berezi, se debe cambiar de dirección y
retroceder unos metros hacia dicho caserío hasta que se divise la puerta de la
propiedad. Junto a ella, a mano derecha comienza un camino que se debe tomar ya
que conduce al barrio de Allona por la crestería o divisoria de aguas.

Desde este barrio, popularmente conocido como Allua, se debe descender en
dirección al otro río que discurre por el pueblo y que además le da el nombre. Para
ello se toma el camino de acceso a este barrio desde la carretera de Ispaster,
descendiendo de forma bastante brusca hasta que, antes de una curva cerrada, se
debe tomar una desviación a la izquierda por un senderito que desemboca en lo que
fueron las instalaciones de la papelera.

En este emplazamiento tan privilegiado junto al río ha habido, a lo largo de la historia,
diversas actividades económicas relacionadas con el agua, como el molino, la
ferrería, la papelera, y aunque actualmente todo esré en desuso seguro que con el
tiempo alguna utilidad se le dará.

Para finalizar en recorrido desde este punto se sigue el camino que de forma paralela
al río conduce hasta el centro del pueblo

 

Más información y detalles