Qué visitar

Jesusen Andra Mari parrokia

Parroquia Santa María de Jesús

Edificio renacentista, rehecho en estilo Barroco. En 1725 se le añadió una capilla adosada al lado del evangelio, dedicado al Cristo de Zacateas, que se comporta casi como una nave secundaria.







Parroquia de San Juan Bautista

Parroquia de San Juan Bautista

Edificio renacentista, posteriormente rehecho en estilo barroco.

Parroquia de Ntra. Sra. De la Consolación (Natxitua)

Conserva los elementos más antiguos, puerta ojival y dos vanos conopiales ajimezados, del siglo XV, si bien el resto del eidificio es obra neoclásica. La cabecera y el perímetro de los muros son primitivos. Sobre estos elementos se planificó la actual iglesia. Obras que se prolongan hasta 1833.

Parroquia de San Pedro (Beradona)

se levantó en el siglo XVI sobre un ermitorio ya existente. La fábrica actual es de gusto tardoclásico.
Ermitas: San Bartolomé (Beradona), Santa Águeda (Natxitua) y la Atalaya (EA).

Ayuntamiento

Edificio de grandes proporciones y fábrica de caliza gris con alto pórtico abajo y dos pisos de dependencias con vanos abalconados sobre repisas.

Caseríos

Destacan dos antiquísimos bajomedievales: Anduizar (Angeretxu) con acceso ojival adovelado al fondo del soportal y Aiua con acceso ojival adovelado en la fachada trasera. Otros careríos de interés son los de estructura de soportales en base a grandes postes de roble o de castaño, tanto en la fachada como en el interior: Longa (Natxitua), Zeleta y Biarte (Angeretxu), Mediola Atxekoa, Mendiola Aurrekoa (Mendiola),…

Beletxe

Belletxe

Situado en el paseo de la Tala, es una construcción de madera, sustentada por fuertes pilares que sirve para guardar las artes de la pesca. Es el edificio de Ea por antonomasia, formando parte de la escudo de la ciudad.

Yacimiento Paleontológico de Asurtoki

Se encuentra en el interior de una falla que se abre en las proximidades de la desembocadura  de la ría. En 1969 se extrajeron una parte del contenido formado por resto óseos de caballos.
Las casas de los primeros pescadores se han perdido, y las que quedan son de mediados del siglo XVIII como lo indican las fechas grabadas en sus dinteles: Casa Urrutia de 1774, Casa Abaitua, Etxeandi, Casa de Bedarona de 1790. Son más abundantes las del Siglo XIX: Casa Zabala de 1807.