Historia

En lo que refiere a los asentamientos en el municipio, el primer resto arqueológico hallado es ya del siglo I d. de C. Se trata en concreto de una estela antropomorfa, atípica en el panorama arqueológico bizkaino y que fue encontrada en Natxitua. Presenta en el anverso una figura humana y en el reverso una cruz aspada. Se dató en época Flavia (s. I d C.) y ha sido interpretada como una manifestación de arte indígena con algunoas influencias romanas.

Durante la Edad Media apenas se tienen noticias de los núcleos del municipio si bien la parroquia de Natxitua aparece formando parte de Ibarrangelua, de la que se separaría en el siglo XV y Bedarona parecía formar parte de los pertenecidos de la anteiglesia de Lekeitio antes del otorgamiento de la carta puebla a dicha villa. En realidad es en un documento de 1325 cuando se cita por primera vez a Bedarona formando parte de Lekeitio.

Los siglos XIV y XV fueron testigos de una cruenta lucha entre Oiñacinos y Gamboinos que se extendió por toda Bizkaia. En el caso del municipio de Ea, mientras Bedarona servía a la familia Adan de Yarza ( Señores de Zubieta), del bando oiñacino, Natxitua por su parte se alineo con los Gamboinos, bajo el patronazgo compartido de las familias Adan de Yarza y Arteaga. Las casas fuertes en construcción en 1492 por ambas familias serian ejemplo del enfrentamiento.

En cuanto a Ea, si bien es posible que fuera objeto de asentamientos con carácter temporal para ejercer actividades como la pesca, sin embargo la Puebla como tal no se formará hasta el siglo XVI, fundada por los pescadores mareantes de la anteiglesias de  Beradona, Ereño y Natxitua en un abrupto arco costero que se eleva desde el mar, culminando en los montes Natxitua, Apikale y Punta Ea en territorios que pertenecían  a las anteiglesias de Ereño y Natxitua. Si bien desconocemos el momento exacto, durante la segunda mitad del siglo XVII se produjo el traspaso de jurisdicción de Ereño a Bedarona.

El desarrollo de los núcleos de Bedarona y Natxitua se debió a un doble crecimiento económico y demográfico y ello debido a la apertura de una nueva via de comunicación entre Gernika  Lekeitio más próxima a la costa y el auge agrícola por la ocupación de tierras de mejor aprovechamiento agrario. Todo ello acompañado por la pacificación del Señorío.

La antigua puebla estaba formada por dos barrios separados por la ría; uno, en los términos de la anteiglesia de Ereño y otro en el de Natxitua, de cuyos fieles regidores dependían para su gobierno político. No tenían voz ni voto en las Juntas Generales de Gernika. Poseía dos parroquias, la más antigua fundada en 1550 estaba dedicada a San Juan Bautista y era filial de Santa María de Natxitua. Estaba atendido por un beneficiado cura, presentado por los patronos diversos, dueños de las casas solares de Arteaga y Zubieta de Lekeitio. En su jurisdicción se hallaba enclavada la ermita de Ntra. Sra. De la Concepción, una ferrería y varios molinos. La parroquia de Santa María de Jesús era filial de San Miguel de Ereño. El cura beneficiado que la servía era servido por el dueño de la casa solar de Zubieta, patrono mercenario realengo, a quien correspondía también la cobranza de los diezmos.

Los habitantes de Ea estaban dedicados en su mayoría a la pesca, contaban con un pequeño puerto a la embocadura de la ría y de una industria de escabeches con colgaderos y saladeros.
En 1884, las anteiglesias de Natxitua y Bedarona se unen para formar el municipio de Ea, donde se asienta desde ese momento la capitalidad del municipio.

El pueblo de Ea nace en el siglo XVI cuando pescadores de las aldeas vecinas de Ereño, Bedarona y Natxitua, establecen un asentamiento permanente de pescadores en el puerto natural que forma la ría de Ea. Hasta el siglo XIX Ea no tuvo entidad municipal propia. La ría dividía el pueblo en dos partes, una de ellas pertenecía a la anteiglesia de Bedarona y la otra mitad a la anteiglesia de Natxitua . Esta es la razón de que Ea posea dos iglesias parroquiales, una a cada lado del río y separadas únicamente por un puente. Aparte de este puente, las calles de Ea están separadas –y unidas– por otros tres puentes más.

En el siglo XIX el puerto de Ea superaba en pujanza y población a las dos anteiglesias a las que pertenecía. Por ello los municipios de Bedarona y Natxitua fueron fusionados en un nuevo municipio de nombre Ea y con capitalidad en el puerto de Ea. A partir de entonces, las tornas se invirtieron, y Natxitua y Bedarona pasaron a ser barrios rurales de Ea.